“El fotógrafo de Mauthausen”, cuando la fotografía es la única herramienta de denuncia

“La historia está para revisarla tantas veces como sea necesario”. Mar Targarona homenajea en El fotógrafo de Mauthausen a quien fue uno de los divulgadores de las atrocidades cometidas en los campos de la muerte.

1940, Austria, llegan los primeros prisioneros políticos españoles al campo de concentración de Mauthausen. Arrebatados de su propia nacionalidad por el régimen franquista, llegan a Austria con el alma destrozada por la Guerra Civil y la mente llena de incertidumbre acerca de su provenir. Miedo, desesperación, hambre y miseria, tal era el precio a pagar por ser prisionero político español en tiempos de guerra.

El largometraje El fotógrafo de Mauthausen se centra en la vida del republicano barcelonés Francesc Boix, militante comunista exiliado a Francia tras la guerra civil española y posteriormente deportado en 1941 por el régimen nazis en el que fue uno de los campos de concentración más crueles de la historia y cuyos cimientos recogen el peso de la muerte de cerca de 5.000 despañoles.


Francesc Boix interpretado por Mario Casas en una barraca del campo de Mauthausen – fotograma del largometraje

La tarea de Francesc en el campo consistía en fotografiar y registrar a los nuevos prisioneros. Mientras veía cómo la ira de sus compañeros iba aumentando por las condiciones de vida y de trabajo inhumanas en el campo, decidió llevarse una cámara fuera del estudio fotográfico y empezar a capturar la cruda realidad del día a día en el campo de la muerte.

A medida que iba avanzando el tiempo, los alemanes, cada vez más conscientes de su inminente derrota, buscaban destruir todo tipo de prueba que pueda dar a conocer las barbaridades cometidas en los campos, fruto de la gestión del régimen nazi y sus colaboradores.


Francesc junto a otro prisionero y dos representantes de la SS – fotograma de la película

Mientras los alemanes seguían intentando ocultar todo tipo de prueba de los crímenes cometidos, Francesc continuaba documentando el día a día en el campo, capturando imágenes embarazosas para las autoridades SS como la visita al campo del oficial nazi y jefe de la SS, Heinrich Himmler.


El oficial nazi Heinrich Himmler junto a otros oficiales subiendo la “escalera de la muerte” en el campo de Mauthausen – fotografía de archivo

Ante el peligro a ser descubiertos, Francesc y sus compañeros, también comprometidos en retratar la realidad de las atrocidades cometidas por el régimen nazis, procuraron esconder de la forma que sea todos los negativos capturados por Boix, 60.000 en total.

Gracias a la gran interpretación de Mario Casas y el talento de Mar Targarona por lograr sumergir al espectador en la vida de Francesc, El fotógrafo de Mauthausen se convierte en una película necesaria cuya trama nos recuerda la importancia de la fotografía para demostrar hechos cuyas palabras para describir faltan y cuya estampa debe permanecer para siempre en la memoria de quienes habitamos este mundo.


Francesc y sus compañeros escuchando clandestinamente la radio en una barraca del campo – fotograma de la película

Francesc Boix fue el único prisionero político español en poder declarar como testigo en los juicios de Nuremberg en 1946 y gracias a sus fotografías facilitó el juicio de varios oficiales de la SS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s